Qué es el Internet de las cosas y cómo afecta nuestras vidas

El Internet of Things (IoT) –que se traduce en español por Internet de las Cosas–, es uno de los términos más utilizados en la industria tecnológica.

Pero… ¿qué significa exactamente? Es un concepto que se basa en la interconexión de todo dispositivo con cualquier otro de su alrededor para analizar la información disponible y actuar en consecuencia. Desde un libro hasta el frigorífico de tu propia casa, pasando por una pulsera. El objetivo es hacer que todos estos dispositivos se comuniquen entre sí y, siendo más inteligentes e independientes colaboren para mayor seguridad y comodidad de los seres vivos.

Su trascendencia va a ser muy importante en los próximos años, tanto en ámbitos económicos como sociales. Puede que incluso nos afecte más que la era digital.

Un ejemplo práctico y doméstico: utilizando esta tecnología, nuestro frigorífico podría ser capaz de medir los alimentos almacenados en su interior y encargar a un proveedor especificado aquello que necesitamos: por ejemplo leche, cerveza, o nuestro yogur favorito. Es el propio frigorífico el que tras evaluar el stock disponible, actúa en consecuencia.

Los wearables son otro ejemplo. Prendas cotidianas como camisetas, relojes o pulseras, se convierten en dispositivos inteligentes. Los relojes no solo indican la hora, también son capaces de conectarse a internet, intercambiar datos con servidores externos y podrían actuar en consecuencia. Pero hay muchas más posibilidades por explorar, sobre todo en materia de salud y seguridad. Los sensores de estos wearables son capaces de medir el ritmo cardiaco y el movimiento, alertando al usuario de posibles problemas o enfermedades. También pueden determinar la ubicación y alertar en caso de extravío o secuestro a otras personas o autoridades. En este sentido, Innorway Ibércia está desarrollando el Kider-Safe.

Si llevamos el Internet of Things a niveles más genéricos como la seguridad nacional o las empresas, la trascendencia y las posibilidades son aun mayores. Por ejemplo: podemos pensar en huertos automatizados, alumbrados inteligentes, máquinas supervisadas… El impacto económico de este tipo de proyectos tiene un gran potencial, pues podría reemplazar muchos puestos de trabajo y, sobre todo, implica un ahorro considerable de costes a medio y largo plazo. Sería casi una nueva Revolución Industrial: la Cuarta Revolución industrial que ya se anunciaba en la Conferencia Annual de Davos a principios de 2016.

El Internet of Things es el siguiente gran paso de la industria tecnológica. Abre un mundo de enormes posibilidades para nuestra evolución y bienestar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s